1 comentario

CIE, el lugar donde acaban los sueños

IMG_0311

Entre naves industriales y el ajetreo de los camiones, el CENTRO DE INTERNAMIENTO DE EMIGRANTES (CIE) de zona Franca se abre paso para un día de malas noticias, es el momento de comunicar el final de una aventura.

Si algo nos esta enseñando la crisis, es que abandonar el país de origen no es fácil y ser abogado en extranjería… tampoco. Aquellos quienes entienden la profesión como un ejercicio de responsabilidad lo entenderán.

Hace unas semanas mi teléfono sonó con la esperanza de una entrad

a en el descuento para conseguir ese balón de esperanza. Al escuchar donde debía asistirle, lo supe, no tenia posibilidades pero podía pelear. Cuando cruzas las verja es como una puñalada, éste es el lugar donde se acaban los sueños.

Mi cliente había llegado a España en busca de una oportunidad, de un trabajo que no llego, de una vida vista en televisión, la cual ya no existe ni para nosotros ni para ellos. Un buen día le pararon en la calle, carecía de papeles y quién le asistió únicamente llegó a hacer las primeras asistencias, abocándole a una ida sin retorno, nadie se molestó en explicarle pasos a seguir, formas de remediar su situación pero como no pasó nada, nadie se preocupó hasta que pasó.

Muchos no son conscientes de las consecuencias, pese a insistirse en que el CIE no es una prisión, lo es. Es el lugar donde esperan ese billete que los devolverá al lugar donde de un día huyeron, un sitio donde dejan de tener nombre para ser un número, el lugar donde se acaba la aventura.

Yo entré para dar malas noticias. Mientras comunicaba la de decisión, veía como el cliente aguantaba la compostura, como los nervios y la ira se apoderaban de su persona y rompía a llorar. Te dan las gracias y no puedes evitar el regusto amargo,  ese que te acompañará inexorablemente durante el ejercicio de la profesión, cuando comunicas el fin de un sueño, el cese de la libertad o la pérdida del objetivo.

Mientras la valla se cerró a mis espaldas, volvió a mi cabeza una frase de disculpa escuchada hace tiempo “hasta Dios se equivoca”.

El ejercicio de nuestro trabajo, no es sólo de cara a la galería, pero muchos se pierden la parte de ejercicio responsable cuando no le dan importancia a visitar al cliente en el Centro donde se les interna,  cuando rehúyen las malas noticias y cuando se pierden ese gracias por haberlo intentado.

Y todo esto, mientras se cerró la verja del Lugar donde se acaban los sueños.

About these ads

Un comentario el “CIE, el lugar donde acaban los sueños

  1. Cuando las oportunidades mueren detrás de una verja, no sólo se acaba un sueño, empieza la deshumanización, y si la persona encargada de alargar ese sueño, en el caso que comentas el abogado/a que asistió inicialmente al cliente, no pelea como si fuera suyo el problema solo cabría hacerle una pregunta: ¿Y tú, porque te dedicas a esto?
    Por desgracia, en muchísimos caso el ejercicio de la abogacía ya no responde a una vocación de servicio público, sino que, en determinados asuntos, ÚNICAMENTE se cubre el expediente y se mira para otro lado y se persigue encontrar el asunto fácil, sin implicaciones morales y, porque no decirlo, que nos arregle año…
    Un post muy acertado y lleno de realidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Abogacía a tu alcance

Damos cabida a tus ideas en relación al derecho 'social'.

Con vuestro permiso

"Desapruebo lo que dices, pero defenderia hasta la muerte tu derecho de decirlo" Voltaire

Diario de un E-Letrado

Firmado: Rubén Vázquez

Cuando el razonamiento supera a las palabras

Tantas palabras pasan por delante nuestro que en ocasiones pensamos en exceso antes de escribirlas, pero la mente siempre va por más deprisa que la propia escritura

GenIuris

El derecho desde otro punto de vista

El Blog del Derecho de Familia

Resolviendo dudas sobre divorcio y custodia

Derecho de Empresa

Acercando el DERECHO a la EMPRESA

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.625 seguidores