“Mi Libertad empieza donde acaba la tuya”

Es una forma extraña de comenzar, probablemente ni siquiera lo que esperan de éste artículo que también será el primer post de mi blog. “Mi libertad empieza donde acaba la tuya”. Esa frase ha resonado en mi cabeza desde el primer día que la escuche, no sólo por la persona que la dijo, a la cual le tengo un especial afecto, no sólo porque era tan joven que desde la perspectiva que me están dando los años y profesión observo la multitud de matices que no comprendí en su momento.

Quizás sorprenda pero el día que inicié mis estudios de Derecho,  entendí esa frase. Comprendí que eso resumía claramente el bloque de Derechos Fundamentales que nuestra Carta Magna ofrece a todos y cada uno de los ciudadanos que nos encontramos amparados por ella. Y es que, cada uno de nuestros Derechos Fundamentales encuentra su límite en los Derechos Fundamentales de los demás,  es decir, que entre ellos se modulan para que en caso de derechos contra puestos encontremos un equilibrio y razón para emitir un dictamen. Es evidente en casos de Libertad de expresión y Derecho al Honor, en los que se ha de confrontar ambos Derechos, teniendo en cuenta que la información contenida en las afirmaciones sea veraz  y contrastada para así menguar la protección ofrecida por el Derecho al Honor que todos ostentamos.

Asimismo, “mi libertad empieza donde acaba la tuya” me ha servido, no únicamente para comprender nuestro cuerpo legislativo, sino para aplicarlo a mi día a día, como forma de respeto y límites. Una manera de afrontar la vida, de respetar al contrario, de seguir unos valores que en muchas ocasiones brillan por su ausencia.  De desafíos que únicamente son muestras de altanería frente a una entidad menor cuya voluntad no es coartar la libertad, sino enseñar, educar o simplemente guiar en esta vida, porque no nos engañemos todos estamos perdidos buscando nuestro lugar, ese espacio concreto donde desarrollar nuestra personalidad sin trabas, con LIBERTAD.

Que mi libertad empiece donde acaba la tuya, o viceversa, no es un manera de “robar” Derechos, sino de modulación de los existentes, para no truncar la convivencia en esta, nuestra sociedad.

Anuncios

3 pensamientos en ““Mi Libertad empieza donde acaba la tuya””

  1. La libertad de muchos de nosotros no seria tan complicada si existieran mas personas como tu.

    Gracias por recordarnos que todavian quedan personas con valores

  2. Bonita reflexión ya que muchas de nuestras acciones irremediablemente tienen consecuencias para terceras personas, el límite es la herramienta básica de una norma de convivencia, aunque debido a la frustración que causa muchas veces encontramos personas que la vulneran constantemente. Supongo que ahí está el papel de los abogados como tú, proteger a las personas cuando ese límite se sobrepasa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s