La Hipoteca Multidivisa: La pesadilla nipona.

Cuando España tenía más pisos que metros cuadrados y sus ciudadanos se lanzaban a la idea de solicitar una hipoteca para adquirir sus futuros inmuebles, los términos IRPH y EURIBOR, junto a la frase “a 40 años” eran un típico tópico. Pero el Gobierno de Felipe González, se jugaba su socialismo con un nuevo producto la HIPOTECA ECU.

HIPOTECA ECU, al igual que otras grandes ideas, se las debemos a nuestros políticos, su propuesta era muy simple, el tipo de interés aplicable a la hipoteca dependería del ECU, para quien no lo sepa era la moneda antecesora del Euro, sin haber circulado de forma física, esta moneda fluctuaba en los mercados de valores, pese a ello, convirtiéndose en el actual LEIRO… digo EURO, perdón. Esta modalidad de hipoteca, quedó relegada a la mitología junto a los unicornios y las hadas. Pese a ello, y la mala experiencia, conocedores del riesgo de un producto de estas características, se reinventó hacia la HIPOTECA MULTIDIVISA, esta se suscribe con una particularidad, los intereses del contrato de mutuo depende de una moneda extranjera la cual fluctúa en el mercado de valores, variando con el paso de las horas y los días. Es más, ni siquiera quedaba sujeta a una moneda, pues normalmente se sujetaba a varias divisas para permitir al consumidor jugar entre ellas, especulando con los intereses a placer. Esto que parece la panacea, precisa de un importante conocimiento del mercado de valores y del funcionamiento de la bolsa.

LAS DOS ESPAÑAS, y es que así es como se dividía el panorama hipotecario español, aquellos quienes de forma conservadora se decantaban por una hipoteca sujeta al IRPH, el tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años de las cajas de ahorros para adquirir vivienda libre y el cual se mantenía bastante estable dando una seguridad, pues era poco probable una fuerte oscilación de dicho índice. Este venía determinado por la cajas de ahorros, en la actualidad una leyenda más de nuestro país. Y, por otro lado, quienes deforma arriesgada optaban por un EURIBOR, el cual era un índice bastante más inestable y variable, pues es el tipo de interésaplicado a las operaciones entre bancos de Europa, para aclararnos el porcentaje que paga como tasa un banco cuando otro le deja dinero, por tanto la “confianza” interbancaria hacía variar el tipo aplicado a nuestra hipoteca.

Pero cuando la burbuja inmobiliaria comenzaba a dar sus primeras advertencias, los suscriptores de una hipoteca con índice EURIBOR, vieron como sus cuotas hipotecarias se disparaban a límites insospechados, ahí se comenzó a comercializar la hipoteca multidivisa bajo el lema “pague menos”.

LA ESPAÑA MULTIDIVISA

Repetiremos que este tipo de hipoteca es un préstamo hipotecario sujeto a la fluctuación de varias monedas extranjeras, normalmente yenes, libras, francos y euro. Su particularidad es la capacidad que tiene el prestatario de aprovechar la fluctuación de las diferentes divisas para ajustar su cuota hipotecaria, dependiendo de la devaluación de la moneda. Esto que suena así de simple precisa de un profundo conocimiento del mercado, siendo sinceros, o eres un bróker o probablemente tu tampoco entenderás que está haciendo tu hipoteca.

Cuando el Euro plantaba cara al Dólar, esta era una opción muy interesante, o al menos así se vendió este producto complejo de entender. La característica principal y la cual trae de cabeza a los suscriptores, es que su hipoteca se encuentra suscrita en una divisa extranjera, y desentrañaremos el funcionamiento para entendernos. Suscribimos este crédito hipotecario y a nosotros nos entregan (esos que nunca vemos pero que valen por unas llaves) una cantidad de dinero, cada mes al igual que el resto de hipotecados se gira la famosa “letra” que se ha de pagar (feo pero cierto, se ha de pagar). Bien, a un hipotecado en multidivisa le retiran de su cuenta una serie de Euros, con los cuales compra divisa extranjera (aquella con la que tenga suscrita su hipoteca) y entonces amortiza una parte de intereses y otra de capital. ¿Simple cierto? Primero, usted no percibe esta operación por ningún lado pero cuando el Euro se devalúa frente a la divisa comprada, surgen los problemas, pues necesito más euros para adquirir la divisa extranjera. Esto sigo sin percibirlo, pero sí veo como poco a poco se incrementa mi cuota hipotecaria. En pocas palabras, hemos perdido eso que llamamos PODER ADQUISITIVO.

Hace unos años, la moneda de moda era el YEN, pero el sueño nipón se convirtió en el Battle Royal de muchos españoles (para quienes no lo conozcan, es una película del genero Gore donde acaba muriendo hasta el guionista de forma sangrante y atroz). La crisis Europea, las hipoteca basura, la quiebra de Lehman Brothers, la burbuja inmobiliaria española y grandes conceptos como “cláusulas abusivas”, “vicio del consentimiento” y “prima de riesgo” han provocado que la economía nipona devenga fuerte frente al resto de gigantes, ni un Tsunami ni la crisis nuclear han podido hacer tambalear una economía dispuesta a condecorarse como el referente mundial y el premio, unos Juegos Olímpicos, los cuales provocarán una inyección económica importante, afianzando más su predominancia; lo cual no deja un buen panorama para aquellos quienes suscribieron una multidivisa en yenes.

Para quienes no tienen más opción, y hablaremos de ellas en otro post, quizás su último recurso, antes de adentrarse en la carrera de Economía para poder gestionar su hipoteca, sea decidirse por cambiar su divisa a Euros poniendo así techo a ladeuda. Aún así debe considerarse que:

Debes pagar una comisión por el cambio de divisa.

Debes tener claro que tu crédito, pese haberse amortizado en moneda extranjera, puede no verse reflejado en la moneda europea, llegando incluso a deber más de lo que solicitaste, por tanto la amortización acabaría siendo un simple espejismo.

Poner techo a una hipoteca multidivisa, precisa un buen asesoramiento, tanto a nivel económico como a nivel legal, pues un mal recálculo o la situación personal del hipotecado pueden provocar un proceso ejecutorio.

El blog de EME | Abogados

Cuando España tenía más pisos que metros cuadrados y sus ciudadanos se lanzaban a la idea de solicitar una hipoteca para adquirir sus futuros inmuebles, los términos IRPH y EURIBOR, junto a la frase “a 40 años” eran un típico tópico. Pero el Gobierno de Felipe González, se jugaba su socialismo con un nuevo producto la HIPOTECA ECU.

HIPOTECA ECU, al igual que otras grandes ideas, se las debemos a nuestros políticos, su propuesta era muy simple, el tipo de interés aplicable a la hipoteca dependería del ECU, para quien no lo sepa era la moneda antecesora del Euro, sin haber circulado de forma física, esta moneda fluctuaba en los mercados de valores, pese a ello, convirtiéndose en el actual LEIRO… digo EURO, perdón. Esta modalidad de hipoteca, quedó relegada a la mitología junto a los unicornios y las hadas. Pese a ello, y la mala experiencia, conocedores del…

Ver la entrada original 843 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s