Cláusulas abusivas en los Créditos al Consumo

Hace apenas unos días, mi banco me entregaba las condiciones de una nueva cuenta en la que tenía interés. Como ya me conoce, saben que haré uso de mi tiempo para revisar sus condiciones y negarme a su contrato de adhesión. Las cláusulas para el mantenimiento de prestaciones por su parte implicaban una serie de condiciones que a mi entender resultan desproporcionadas en los tiempos que corren, así que decidí devolverles el contrato con una nota donde decía “Sólo te falta pedirme matrimonio y ya soy vuestra para siempre”. A veces no somos conscientes, pero por necesidad o por caprichos vendemos nuestra persona a las Entidades Bancarias o de Crédito.

Decía alguien muy cercano a mi “Los Señores del Banco son como los malos amigos, te brindan un paraguas cuando hace sol y te lo retiran cuando llueve” y es que no podemos olvidar que son empresarios, como buenos empresarios buscan beneficios y esos beneficios se consiguen a través de los intereses. Pues bien, últimamente escucho en demasía “el banco no me da el crédito pero he llamado a estos de la tele y ya tengo el dinero”. Estos de la tele, no son más que pequeños satélites, financieras, que pertenecen a grandes entidades bancarias, y ceden pequeñas cuantías a particulares, asumiendo el riesgo que el Banco no puede permitirse frente a sus clientes sólidos, a cambio de un tipo de interés desproporcionado.

LOS SEÑORES DEL BANCO SON COMO LOS MALOS AMIGOS, TE BRINDAN UN PARAGUAS CUANDO HACE SOL Y TE LO RETIRAN CUANDO LLUEVE”

Hace unos años, entró por mi puerta una cliente que había solicitado un crédito a una de estas financieras, había tenido mala suerte en la vida, y ahora le reclamaban OCHO veces el principal solicitado, además de la condena en costas. Empecé a mirar el tema y todos me repetían eso de “está perdido, déjalo”. Mi mentor me repitió su frase y ahí lo vi claro, si puedes darme el paraguas y quitármelo, tiene que existir una fórmula que me permita saltar del medio de la calle a la cornisa y por lo menos tener un resguardo mínimo.

DE LA INTEMPERIE A LA CORNISA: NULIDAD DE LAS CLÁUSULAS ABUSIVAS EN LOS CONTRATOS DE CRÉDITO AL CONSUMO

En primer lugar, se debe examinar lo básico

1. ¿Tiene la prestataria la condición de consumidora y/o usuaria? Esto tan absurdo, nos sirve para delimitar las normas del juego, es decir, si podremos aplicar el RD 1/2007, de la Ley de Crédito al consumo y la de Represión a la Usura, esta última se aplica de forma independiente de la condición que ostenta el prestatario.

2. Análisis de los intereses pactados en el contrato, a priori se considera que los intereses remuneratorios fueron libremente pactados por las partes y por tanto haciendo uso de la ‘la voluntad de las partes’, fijándose a su vez los intereses moratorios como cláusula penal, es decir para cubrir los daños y prejuicios para el caso de incumplimiento de la prestataria.

Con todo esto como premisa el Juez tiene varias soluciones y estas quedan a su libre potestad:

1. Nulidad Absoluta del contrato.
2. Nulidad Cláusula relacionada con los intereses.
3. Moderar el importe.
4. Denegar la nulidad y considerar vigente el contrato en todos sus términos.

¿TIENE LA PRESTATARIA LA CONDICIÓN DE CONSUMIDORA Y/O USUARIA?

La respuesta a esto la encontramos encartada en el RD Legislativo de 1/2007 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuario, la cual afirma que “ son consumidores y/o usuarios las personas físicas o jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional”. A mayor abundamiento, debemos tener en cuenta si en el momento de la suscripción del crédito estaba vigente la Ley 7/1995 de Crédito al Consumo, la cual considera que “la persona física que, en las relaciones contractuales que en ella se regulan, actúa con un propósito ajeno a su actividad empresarial o profesional”. por tanto, y a modo de resumen, ostentaremos esta condición siempre y cuando solicitemos dicho préstamo para una causa que nada tenga que ver con nuestra actividad profesional.

ANÁLISIS DE LOS INTERESES PACTADOS.

Como ya hemos mencionado en otros post, el legislador prima la Voluntad de las partes a lo hora de suscribir cualquier tipo de contrato, pero lo cierto es que tenemos el contrato “lentejas”, o lo tomas o lo dejas, conocido en el tráfico jurídico como Contrato de Adhesión.

A la hora de revisar un contrato de este tipo, debemos tener en cuenta los artículos 80 y siguientes del RD 1/2007, tomando como piedra angular el artículo 82 del mismo que versa:

“1. Se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.
2. El hecho de que ciertos elementos de una cláusula o que una cláusula aislada se hayan negociado individualmente no excluirá la aplicación de las normas sobre cláusulas abusivas al resto del contrato.
El empresario que afirme que una determinada cláusula ha sido negociada individualmente, asumirá la carga de la prueba.
3. El carácter abusivo de una cláusula se apreciará teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios objeto del contrato y considerando todas las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato o de otro del que éste dependa”

Teniendo en cuenta esto, y que los créditos de estas características incluyen en su encabezado las circunstancias personales de la prestataria, debemos analizar los pactos de devolución, donde nos indica cual será el capital a devolver, por lo que del mero análisis podemos deducir si el interés retributivo es excesivo, en ese sentido debemos remitirnos al artículo 19.4 de la Ley 7/1995 que posteriormente se incluyo en la Ley de Consumidores en su artículo 89.7 “en ningún caso podrán aplicarse a los créditos que se concedan en forma de descubiertos en cuentas corrientes a los que se refieres este artículo un tipo de interés que de ligar a una tasa anual equivalente superior al 2,5 veces el interés legal del dinero

Pues bien, podemos entender que estas financieras prestan pequeñas cuantías, el cual debe ser devuelto en poco tiempo, asumiendo un riesgo elevado de devolución. Si nos han leído en otras ocasiones, el riesgo de no devolución es el que determina el interés fijado, así como el remuneratorio. Pese a ello, como hemos visto no es óbice para aplicar cualquier cosa.

DETERMINACIÓN DEL CARÁCTER EXCESIVO O DESPROPORCIONADO DEL INTERÉS RETRIBUTIVO EN RELACIÓN CON EL INTERÉS NOMINAL

Este es un buen indicador, el INTERÉS MORATORIO es una cláusula penal para el caso de impago, su particularidad es que se devenga automáticamente en caso de que la prestataria incumpla su obligación de pago. Tanto la jurisprudencia, como la propia lógica ya nos indica que este será un poco más elevado. Pues bien, la propia jurisprudencia determina el carácter excesivo de este tipo de interés en relación con el interés nominal, es decir, si de la mera observación vemos que son pocos los punto de diferencia entre el interés remuneratorio y el nominal, esto nos indica que el nominal es elevado.

Interés nominal = 18%
Interés moratorio = 22,5%

Por tanto, se generaría un desequilibrio y se estaría incurriendo en las premisas de abusividad y desproporcionalidad comprendidas en la Ley de Consumidores.

CONSECUENCIAS JURÍDICAS DE LA CONSIDERACIÓN DE CLÁUSULAS ABUSIVAS

Debemos aplicar el artículo 83 del RD 1/2007:

1. Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas.
2. La parte del contrato afectada por la nulidad se integrará con arreglo a lo dispuesto por el artículo 1.258 del Código Civil y al principio de buena fe objetiva.
3. A estos efectos, el Juez que declare la nulidad de dichas cláusulas integrará el contrato y dispondrá de facultades moderadoras respecto de los derechos y obligaciones de las partes, cuando subsista el contrato, y de las consecuencias de su ineficacia en caso de perjuicio apreciable para el consumidor y usuario.
Sólo cuando las cláusulas subsistentes determinen una situación no equitativa en la posición de las partes que no pueda ser subsanada podrá el Juez declarar la ineficacia del contrato.”

Cuando la abusividad se predica de los intereses retributivos, se entiende que recae sobre elementos esenciales del contratos, pues se genera una situación no equitativa y de desequilibrio por lo que es procedente declarar la ineficacia del contrato.

Declarada la ineficacia total del contrato, ambas partes deben restituirse en sus contraprestaciones, es decir, la prestataria (el consumidor) debe restituir la suma recibida como principal.

El blog de EME | Abogados

Hace apenas unos días, mi banco me entregaba las condiciones de una nueva cuenta en la que tenía interés. Como ya me conoce, saben que haré uso de mi tiempo para revisar sus condiciones y negarme a su contrato de adhesión. Las cláusulas para el mantenimiento de prestaciones por su parte implicaban una serie de condiciones que a mi entender resultan desproporcionadas en los tiempos que corren, así que decidí devolverles el contrato con una nota donde decía “Sólo te falta pedirme matrimonio y ya soy vuestra para siempre”. A veces no somos conscientes, pero por necesidad o por caprichos vendemos nuestra persona a las Entidades Bancarias o de Crédito.

Decía alguien muy cercano a mi “Los Señores del Banco son como los malos amigos, te brindan un paraguas cuando hace sol y te lo retiran cuando llueve” y es que no podemos olvidar que son empresarios, como buenos empresarios…

Ver la entrada original 1.322 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s