Incidente Extraordinario de Oposición en la Ejecución Hipotecaria

Hace prácticamente dos años aparecía sobre mi mesa un documento con el título “Ejecución de títulos NO judiciales”, tras recibir al cliente ese nombre rimbombante hacia referencia a una ejecución hipotecaria. Fue uno de esos momentos en que empezaron a recorrerme sudores fríos, ¿qué armas tenía? ¿qué podría hacer?. Aunque parece una dinámica en mi vida, la respuesta fue “no podrás hacer nada, acompañarle durante el proceso”. No me importa confesarlo, aquel hombre en mi sala de reuniones cambió algo en mí, me recordó el motivo por el que un día decidí que la toga sería mi vestimenta, la ley mi herramienta y las palabras mi arma para aportar algo a este mundo. Y así comenzó todo.

CUANDO EL RIO SUENA…

Mis compañeros tenían razón, la Ley de Enjuiciamiento Civil, era clara al respecto y dada la situación no cabía en ninguno de los supuestos “números clausus” del código. Igualmente no me resignaba, hacia tiempo había leído a través de @ruthbenitoabog cosas sobre la dación en pago (cuando aún no estaba de moda) y eso me había llevado a leer otros artículos donde se hacía referencia a una cuestión prejudicial presentada en Barcelona. Pocas horas después, sobre mi mesa obraban varias ideas y una nota, el Tribunal de la Unión Europea está pendiente de fallo. Poco después se emitió el informe de Juliane Kokott que evidenciaba cual sería la línea del Tribunal, y en todo este lío e inseguridad jurídica, nos jugábamos todo a un carta

“SUSPENSIÓN POR PREJUDICIALIDAD CIVIL”.

Tras todo esto, el Gobierno no perdía el tiempo y comenzaba a emitir Reales Decretos, insuficientes, conservadores y bastante poco útiles ante una crisis del calibre que estábamos teniendo, pero era su forma de parchear la Ley e intentar dar una imagen a Europa que nos tiraba de la orejas. El 14 de marzo de 2013 se emitía la esperada Sentencia por parte del Tribunal de la Unión Europea, y rompía los moldes establecidos, provocaba la promulgación de la Ley 1/2013 de 14 de mayo sobre medidas para reforzar la protección de deudores hipotecarios, reestructuración de la deuda y alquiler social, lo cual era un refrito de todo lo anterior pero intentando dar algo más a la sociedad para acallar voces… dije intentando.

CREANDO CASTILLOS EN EL AIRE

Todo esto que se ha explicado ha supuesto una modificación legislativa que permite a los Abogados y los clientes analizar el título ejecutivo (hipoteca) y propiciar el INCIDENTE EXTRAORDINARIO DE OPOSICIÓN EN LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA. Veamos que se ha modificado y que aportaron los diferentes cañonazos… perdón leyes.

Modificaciones en la Ley de Enjuciamiento Civil

El pilar fundamental y archiconocido art 695 LEC, admite una nueva causa con la que abrir el INCIDENTE DE EJECUCIÓN HIPOTECARIA “El carácter abusivo de una cláusula contractual que constituya el fundamento de la ejecución o que hubiese determinado la cantidad exigible” Este pequeño párrafo, funciona como pieza angular, pese a ello, debemos ser muy estrictos a la hora de leerlo e interpretarlo y es que no nos esta dando “barra libre” sino que señala dos puntos clave, el primero “constituya el fundamento de la ejecución” o bien “hubiese determinado la cantidad exigible”.

Por tanto, la cláusula debe haber desplegado su efecto y provocado la ejecución, no es suficiente la mera existencia en el título, pues eso debe ser causa de un proceso paralelo.

Artículo 552.1 LEC, permite al Juez analizar “de Oficio” el título ejecutivo, es decir, ante el revuelo generado, el Juez puede coger el título hipotecario, sin que nadie se lo solicite, y analizar primero si el título contiene cláusulas abusivas y, en segundo lugar, si esas cláusulas han provocado, bien la ejecución o han generado que la cantidad exigible no sea ajustada a Derecho. Este artículo, a lo Desátame, de Mónica Naranjo, ha permitido que muchos jueces frenasen en seco Ejecuciones, otorgando una oportunidad a familias, las cuales hasta el momento se encontraban abocadas a una desgracia. En cierto modo se obliga al Juez a realizar un examen de abusividad de la cláusulas del título.

Artículo 557.1 LEC, aunque muchos consideran que es el 695 por el nombre que se le da al incidente, lo cierto es que este artículo es el desencadenante, aquí es donde se admite la existencia de la cláusula abusiva en el título como precursora del incidente de oposición y la vista del 695 LEC.

Por otro lado, una vez que activamos la cláusula abusiva, abrimos el incidente, el Juez se revisa la existencia de la cláusula abusiva y nos cita para la vista del Incidente de Oposición (para todo esto han pasado unos cuantos meses en el mejor de los casos) y celebrada la misma, tenemos que saber cuales son las posibilidades y estas, se encuentran recogidas en el artículo 561.1.3 de la LEC. Este artículo nos deja clara una cosa y es que la libertad tiene limites. El Juez, en el Auto que emita podrá:

Reconocer la existencia de cláusulas abusivas y determinando las consecuencias y decretando la improcedencia de la ejecución.

Reconocer la existencia de cláusulas abusivas y despachar la ejecución sin la aplicación de las mismas
Todo esto, ahora mismo se puede aplicar a procedimientos nuevos pero otra de las incertidumbres era ¿Qué pasaría con aquellos procesos ya iniciados? ¿Y los que había pasado los diez días de oposición? Y pese a que en la actualidad ya no tiene aplicabilidad dos Disposiciones Transitorias, salvaban los muebles.

La DISPOSICIÓN TRANSITORIA PRIMERA, nos permitía aplicar todo este artificio al procesos judiciales y extrajudiciales iniciados a la entrada en vigor de la Ley, con un pequeño límite, no debía haberse producido el lanzamiento. Por otro lado la DISPOSICIÓN TRANSITORIA CUARTA, dejaba claro que las modificaciones de las que se beneficiarían las ejecuciones hipotecarias desde ese momento, debían aplicarse a los procesos iniciados a la entrada en vigor de esta ley, pero introducía un nuevo límite “respecto a aquellas actuaciones ejecutivas pendientes de realizar”.

Por tanto debía articularse a procesos en los que no se haya producido el lanzamiento, pero esto no supondría retroactividad de las actuaciones, sino que frenaríamos en seco el proceso en el punto en que nos encontrásemos y discutiríamos el título y sus cláusulas. Por tanto, el único límite era que el procedimiento ejecutivo no hubiese finalizado con la puesta a disposición del inmueble.

Por otra parte, aquellos que se encontraban fuera de los DIEZ días para formular la oposición según los redactados antiguos, dispusieron de UN MES para formular la OPOSICIÓN POR CLÁUSULAS ABUSIVAS, siempre con el mismo límite anteriormente comentado. Para quienes no llegó a tiempo, la última solución fue continuar su lucha mediante un proceso paralelo.

Estas últimas disposiciones aún forzaban un poco más el artículo 552. 1 LEC pues pese a estar hablando de plazos preclusivos, para entendernos, la última llamada a un tren cuyo destino aún era incierto, pues en esas fechas nos vimos en la necesidad de embarcarnos en un viaje sin itinerario, donde apenas unas pocas indicaciones y la voluntad de la curia determinarían el destino de muchas familias.

Como pueden observar, todo un baile de artículos en muy poco tiempo, parcheados y plazos que probablemente Ustedes no perciben pero han supuesto un cambio a nivel jurídico con los cuales prestar algo resistencia a la Ejecución Hipotecaria abriendo el INCIDENTE EXTRAORDINARIO DE OPOSICIÓN EN LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA.

El blog de EME | Abogados

Hace prácticamente dos años aparecía sobre mi mesa un documento con el título “Ejecución de títulos NO judiciales”, tras recibir al cliente ese nombre rimbombante hacia referencia a una ejecución hipotecaria. Fue uno de esos momentos en que empezaron a recorrerme sudores fríos, ¿qué armas tenía? ¿qué podría hacer?. Aunque parece una dinámica en mi vida, la respuesta fue “no podrás hacer nada, acompañarle durante el proceso”. No me importa confesarlo, aquel hombre en mi sala de reuniones cambió algo en mí, me recordó el motivo por el que un día decidí que la toga sería mi vestimenta, la ley mi herramienta y las palabras mi arma para aportar algo a este mundo. Y así comenzó todo.

CUANDO EL RIO SUENA…

Mis compañeros tenían razón, la Ley de Enjuiciamiento Civil, era clara al respecto y dada la situación no cabía en ninguno de los supuestos “números clausus” del código. Igualmente…

Ver la entrada original 1.075 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s