Archivo de la categoría: TJUE

EL LAZARILLO DE TORMES: CRÉDITOS AL CONSUMO E INTERESES DE DEMORA

Si hoy recopilásemos la jurisprudencia respecto a los créditos al consumo, tomando como referencia la Sentencia Aziz, podríamos escribir el Lazarillo de Tormes del siglo XXI. Esa novela clásica que no es más que un esbozo de la sociedad española, mostrando sus vicios y actitudes hipócritas. Pues bien, las entidades bancarias han sido para nosotros como ese ciego, que tras hacer que el joven e ingenuo Lázaro se de una cornada con un toro de piedra, nos despertó el instinto de supervivencia.

 EL DESPERTAR DE LA INOCENCIA 

Siempre hacemos referencia a la misma Sentencia, y es que el caso Aziz nos abrió los ojos, tanto a los operadores jurídicos como a los particulares. España tenía la dinámica de “si el papel aguanta” y el “ya que pides, pide un par más que la cuota no varía casi” pero llegó la crisis y el papel dejó de aguantar, las cuotas comenzaron a varias y es que, a nadie se le ocurrió explicar las penalizaciones en caso de impago porque estas cosas les pasan a los demás pero no a nosotros y así pintamos el panorama bancario.

La primera cornada, no se engañen aquello sólo fue el primer zarandeo a las leyes españolas, nos despertó a la realidad, a esa perversa y como aquel Lazarillo debimos desarrollar nuestro instinto de supervivencia. El clero, nuestro gobierno, continuaba con sus malas artes y perversiones, corrompiendo a la sociedad, dándonos la vuelta a través de bulas otorgando concesiones a quienes querían continuar aparentando honestidad mientras la gente del pueblo perdía sus casas, su sustento e incluso abandonaban todo aquello conocido. Y de pronto el siglo XXI no deja de ser una versión del siglo XV.EL CLERO; EL CIEGO Y EL LAZARILLO

Y como la madre de Lázaro, nos vendieron. Nos vendieron a los bancos, esos ciegos que debían “cuidarnos” nos hicieron despertar a la realidad del mundo, nos pintaron una sociedad donde “si la tasación no llega, se arregla” y generaron hipotecar burbuja, a porque “conformarte si las condiciones son ventajosas y no hay mejor crédito” y crearon las cláusulas abusivas, que ventajosas eran pero para ellos. Se olvidaron de explicar que cada cuota impagada tenía penalización, y es lo que analizaremos, nuevamente aquí, la picaresca de los intereses de demora en los créditos al consumo.

Si el TJUE con sus Sentencias nos ha dicho algo, es que no son un órgano que están ahí porque sí. Hemos tenido que aprender una cosa que le llaman Derecho Europeo, que tiene primacía sobre el Derecho Español, por muy español que sea pero sobretodo que la ley esta para cumplirla. Nuestro RDL 1/2007 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de Consumidores y Usuarios, donde ya se recogía en sus artículos 82 y 85.6 que “Considera abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente que, en contra de las exigencias de la Buena Fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario,  un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato y en concreto, las que supongan la imposición de una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor y usuario que no cumpla sus obligaciones” Y en este punto al igual que el Lazarillo comenzamos a competir con el ciego, su picaresca contra la nuestra. Si bien, el interés moratoria es una sanción al deudor que incumple, esta no puede ser desproporcionada y aquí comienza nuestro pulso¿COMO VALORAR SI SON O NO DESPROPORCIONADOS LOS INTERESES?

Primero de todo debemos revisar nuestra cláusulas y ponerla en orden con el resto del Ordenamiento jurídico. Y fue el propio TJUE quien nos ha fijado los parámetros para analizar la abusividad de dicha cláusula y así lo recoge en el párrafo 74 de la Sentencia Aziz “La autoridad judicial tendrá en cuenta, por un lado, las normas nacionales aplicables entra las partes en el supuesto de que se hubiera estipulado ningún acuerdo en ele contar litigioso o en diferentes contratos de ese tipo celebrado por los consumidores, y por otro lado, el tipo de interés de demora fijado con respecto al tipo de interés legal” Teniendo en cuenta la fecha de firma del contrato, debemos contrastar con nuestro interés “pactado”, los otros tipos establecidos legalmente, por tanto recurrimos a la Ley 3/2004 que so los intereses moratorios en operaciones comerciales, ya para haceros una idea nunca ha superado el 11,5%. Recurriremos a su vez, a la mora de las entidades aseguradoras en caso de retraso en el pago de las indemnizaciones a asegurados y perjudicados, esto tan complicado es el artículo 20 de la ley del contrato de seguro incrementado en un 50% y este no ha superado el 5,50%, asimismo el interese legal a efectos tributarios ha venido rondando el 7% y los interés de demora procesal ha venido fijándose en el interés legal más dos puntos y como no podíamos perder de vista la Ley de Contratos de Crédito al Consumo (ley 16/2011 de 24 de junio) en cuyo artículo 20.4 recoge “Créditos que se concedan en forma de descubiertos en los contratos que permitas un descubierto tácito, no podrán apelar un tipo de interés que deé lugar a una tasa anual equivalente a 2,5 veces el interés legal del dinero” y por último, la consideración al tuntún efectuada por el Gobierno viajando como límite a los intereses moratorios tres veces el interés legal del dinero, fijado como baremo objetivo por los Tribunales para determinar si un interés es abusivo o no. Asimismo, debemos tener en cuenta la Resolución de la Dirección General del Tesoro y Política financiara para el año de la firma del contrato. Todo este batiburrillo de leyes, mirando cual de ellas la tiene más larga, nos permitirá determinar si el interés moratorio es abusivo o no.

EL CABEZAZO QUE MATÓ AL CIEGO 

Pues la obligación de los jueces a aplicar el Derecho Europeo, así como las soluciones dadas por la normativa de forma correcta suponen que la cláusula declarada abusiva debe ser expulsada del título por tanto, y al igual que el ciego se da un cabezazo contra esa columna infranqueable, muriendo no sólo en el acto, sino que la misma no desplega nunca efectos sobre la relación jurídica. Y es el propio artículo 83.1 LGDCU dice que “la declaración de abusividad implica la nulidad de la cláusula y se debe tener por no puesta” ello implica que el importa reclamado basándose en dicha cláusula debe ser eliminado y recalcularse los importes.  Aún así debe tenerse en cuenta, que pese a la eliminación de la cláusula se aplicará el interés legal desde la reclamación judicial y hasta la Sentencia en base al artículo 1.108 de Código Civil y desde la Sentencia hasta el abono de la cuantía adeudada se deberá estar al interés legal de dinero incrementado en dos puntos, tal y como prevé el artículo 675 de nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil.

ONCE UPON A TIME: EL VENCIMIENTO ANTICIPADO

Si en SI YA LO DECÍA SHAKESPEARE: ¿ALEGAR O NO ALEGAR LA CLÁUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO? ESA ES LA CUESTIÓN analizábamos la solución dada por los Tribunales de Primera Instancia de L’ Hospitalet de Llobregat a la cláusula del vencimiento anticipado, ahora le toca a la Audiencia Provincial de Valencia en su Auto 263/2014 montar las fallas.
ONCE UPON A TIME 
Había una vez un pueblo que vivía en la oscuridad, sobre sus extensas tierras se cernía el miedo y la desesperación, se destruían los puestos de trabajos, el pueblo perdía sus viviendas mientras los Señores Feudales disfrutaban de amnistías fiscales, tarjetas black y sobres de dudosa procedencia. El Rey, mientras tanto, ajeno en su reino del extranjero, emitía leyes que eran aplicadas de una forma perversa a un pueblo lego. Un buen día, un loco decidió apelar a la cordura del Rey y este emitió una Sentencia que cambió el rumbo del pueblo, era el 14 de junio de 2012, desde ese día los Señores Feudales intentaron torpedear cualquier intento que les hiciera perder su posición, pero ya era tarde… Poco a poco, los diferentes estratos sociales se revolvían para recuperar su posición, el poder judicial abría nuevas líneas, nuevas posibilidades y nuevas esperanzas, pese a que el poder legislativo continuaba estanco en preservar el feudalismo, la revolución había comenzado, un tiempo nuevo se avecinaba imparable.
Los señores feudales, temerosos de perder sus privilegios emitieron la Ley 1/2013 con el pretexto de solventar la solución como el Rey deseaba, pero lejos de la realidad introdujeron una pequeña cláusula donde impedía a través del artículo 695.4 LEC formular recurso de apelación cuando se denegaba la existencia de cláusulas abusivas. El Rey, nuevamente increpado por un loco visionario convino que esto era contrario a su voluntad, y así lo hizo constar en la STJUE 17 de julio de 2014, advirtiendo a los Señores Feudales que consideraba la “nueva” redacción contraria a su voluntad y por tanto implicaba desproteger al pueblo. El Señor Feudal, temeroso promulgó el Real Decreto Legislativo 11/2014 de 5 de Septiembre, por el que permitía al pueblo apelar aquellas resoluciones donde su pretensión se viese desestimada, siempre que se alegase el carácter abusivo de una cláusula contractual la cual hubiese constituido el fundamento de la Ejecución o hubiese sido determinante para la cantidad.
EFICACIA Y EFECTIVIDAD: GARANTIAS DE LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA 
Ya hemos hablado de ello en muchas ocasiones, el Juez nacional esta obligado de oficio a revisar el título y analizar el posible carácter abusivo de las cláusulas contractuales, pero además el Informe de la comisión del año 2000, analiza el carácter imperativo del artículo 6.1 de la Directiva 93/13 así como su función de orden público. Por tanto el Juez debe abstenerse de aplicar la cláusula abusiva, incluso salvando los problemas de incongruencia y la rigideces del proceso. Aunque al Señor Feudal no le guste, sus cimientos pueden tambalearse y sus privilegios acabarse.
Para garantizar el PRINCIPIO DE EFICACIA, nos recuerda el Auto, que el Tribunal nacional debe interpretar las disposiciones nacionales de modo que se garantice la tutela judicial efectiva, “de no ser posible el Tribunal está obligado a dejar inaplicada, por su propia iniciativa, la disposición nacional contraria, como pueden ser las normas procesales nacionales que recojan la vinculación estricta a la pretensión deducida” El único límite a la autonomía es el PRINCIPIO DE EFECTIVIDAD y así nos lo recuerda el informe “No hagan imposible en la práctica o excesivamente difícil el ejercicio de los derechos que el ordenamiento jurídico confiere a los consumidores”. 
El Rey lo tiene claro, el poder judicial debe velar por los intereses del pueblo desprotegido y no por los del Señor Feudal… ¡ce est la révolution!
 
CONSECUENCIAS DE LA NULIDAD 
Este punto, pese a ser reiterativos también lo hemos tratado en otras ocasiones pero volvemos a ello ya que en este Auto es relevante tenerlo claro. La NULIDAD descarta toda posibilidad de integración, pues ya lo dijo el rey en la STJUE de 14 de Junio de 2012, la integración de una cláusula abusiva es contraria a Derecho. Por tanto el art. 6.1 Directiva 93/13 debe ser interpretado en el sentido que se opone a una normativa de un Estado miembro, como el art. 83 del RDL 1/2007 éste declara la nulidad de una cláusula abusiva contenida en un contrato celebrado entre un profesional y un consumidor, facultando al Juez a integrar dicho contrato y modificando el contenido de la cláusula, pues bien, la mencionada Sentencia deja claro que el Juez nacional no tiene la facultad de integrar la cláusula, le recuerda la obligación de pronunciarse sobre el carácter abusivo de las mismas una vez disponga de los elementos de hecho y derecho necesarios, así como la obligación de que en caso de existir cláusulas abusivas dentro del contrato estas no vincularan al consumidor sin la facultad para modificar el contenido de la misma. En pocas palabras, no hay Derecho de pernada.
TIRANTE EL BLANCO, LA AUDIENCIA PROVINCIAL Y EL VENCIMIENTO ANTICIPADO
Quizás sea la decisión más arriesgada, la Audiencia Provincial de Valencia ha cogido el cuento del feudalismo y lo ha hecho arder. Esto es la guerra y quien se equivoca en el movimiento puede morir por ello la cláusula del Vencimiento Anticipado, esa redactada con “en todo, en parte, alguna de las amortizaciones de capital o intereses de conformidad con lo pactado en la escritura” es contraria a derecho, se haya dejado pasar o no más que una simple cuota puesto que su redacción es abusiva y apoyarse sobre la misma sería beneficiar al Señor Feudal, el cual da por vencido el contrato a través de una cláusula redactada de una forma contraria a la Directiva, por tanto ¡Herida de muerte debe caer!
En el Auto que nos ocupa, a Audiencia aplica la Directiva en su estricto sentido, por tanto independientemente de que la Ejecutante haya o no aplicado dando por vencido el contrato en el primer mes, se ha amparado en dicha cláusula para dar por vencido el mismo. Por tanto, no es relevante los actos de la Ejecutante sino que la estipulación sobre la cual se basa lo ha permitido. Y es que se han ido a la guerra con sus caballeros heridos de muerte. Entiende la Audiencia, que de no considerarse abusivo este hecho, estaríamos incurriendo en la perversión legal de permitir al Juez nacional modificar la cláusula por los actos de la Entidad Bancaria, lo cual es contrario a la Directiva y a todo lo que Europa nos viene advirtiendo desde hace años. Por tanto, debemos volver a tener claro el EFECTO DE LA NULIDAD ES LA EXPULSIÓN DE LA CLÁUSULA DEL CONTRATO. 
El porque es simple, de no hacerse así se repercutiría decisivamente sobre como deben abonarse las cuotas hipotecarios del préstamo desnaturalizando el saldo final reclamado, por tanto resulta improcedente tanto el saldo reclamado mediante el acta de liquidación como el proceso de Ejecución en sí.
Sin la aplicación de esta cláusula, como exige la Directiva 93/13 cuando el vencimiento anticipado se declara nulo, “al ampararse en la cláusula de vencimiento anticipado se declara abusiva cabe entender que mientras no se resuelva con un apoyo jurídico distinto el contrato hipotecario sigue vigente y desplega sus efectos ordinarios”
La Audiencia Provincial de Valencia le da la razón a esos caballeros abocados a la guerra, recordándole a los Señores Feudales que deben combatir sin trampas, en igualdad de armas, sin perversiones y en el terreno que les corresponde, no en cualquier procedimiento jurídico.

EL SEÑOR DE LAS SENTENCIAS: UN TRIBUNAL PARA DOMINARLOS A TODOS

Y entramos en la segunda parte del Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de L’ Hospitalet de Llobregat.

POR EL INTERÉS TE QUIERO ANDRÉS 

Todos tenemos interés en algo, y el banco lo tiene en su hipoteca, esa cláusula que remunera el hecho de haberle prestado el dinero es otra de las más alegadas en nuestras oposiciones y es que algunos créditos hipotecarios, fijan un tipo de interés tachables de robo a tinta armada.  Pero veamos, veamos como se decanta la Jurisprudencia.

DEL JUSTO EQUILIBRIO Y DEL ESPÍRITU DE LA CLÁUSULA 

 La Sentencia Aziz, esa que nuestro legislador se leyó como decía mi compañera de clase “en diagonal”, en concordancia con la Directiva 93/13, esta no ha terminado de leérsela, nos habla del carácter desproporcionado del interés moratorio, el cual debe ser comparado con el interés legal del dinero. El Juez deberá determinar la abusividad de la misma, teniendo en cuenta algo que la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Barcelona ha contemplado en su Sentencia de 4.12.2012, para considerar abusivo el interés de demora, es decir, si la imposición de la sanción es desproporcionalmente alta al consumidor que incumpla sus obligaciones (art. 85.6 LGDCU) Por tanto deberá valorar si el interés esta en equilibrio con el resto de coordenadas del contrato, así como si es dispar al contexto económico.

 Estas comparaciones no es para ver quien la tiene más larga, si no para discernir, si con el interés de demora pactado estamos garantizando más allá del espíritu de la cláusula (guarden la ouija, no va por ahí).

La cláusula del interés moratorio, tiene no una ni dos sino TRES funciones:

1.     RESARCITORIA.- Responde al hecho de indemnizar al prestamista por la pérdida del beneficio al incumplirse con la obligación esencial del contrato.

2.     CONMINATORIA.- Estimula a que se cumpla con la obligación principal, vamos que porque no te carguen este gasto también haces lo que sea.

3.     DISUASORIA.- Desalentar del incumplimiento, esto responde a la paloma de Skinner, como dirían en mi barrio, el día que te dan el primer sablazo se te van las ganas de volver a dejar una cuota impagada

Todo esto esta muy bien, pero en la realidad el aluvión de ejecuciones hipotecarias en vías de tramitación no son por gusto, si no por necesidad. Por tanto, el hecho de estipular un interés de demora elevadísimo no tiene función disuasoria pues el problema radica en una elección más básica ¿pago la cuota hipotecario o una parte, o este mes me doy el lujo de comer?

 MORDOR, LA COMARCA, GANDALF EL BLANCO Y EL HOBBIT CATALÁN: UN TRIBUNAL PARA DOMINARLOS A TODOS 

Que nuestro legislador no sabe leer, es algo que no hace falta que os repita, nos lo ha dicho Gandalf el Blanco, digo el TJUE en varias ocasiones.  La Directiva sigue siendo clara, pero en Mordor no se enteran, las clásulas abusivas no son susceptibles de integración y/o modulación, ni por el legislador, ni por el Juez. Así lo reconoce la propia Audiencia Provincial de la Comarca, digo de Barcelona (disculpen desde que salieron los Hobbits con el anillo a pedir la independencia siempre me lio). La Sentencia Aziz, esa leída en diagonal, ha vedado la posibilidad de integración y de modulación de la clásula abusiva, y no se han vuelto locos por el anillo, la Audiencia Provincial ha hecho uso de la Directiva en conjunto con la Sentencia y lo tiene claro, al igual que Gandalf “Las cláusulas abusivas no vincularan al consumidor, sin que los jueces nacionales estén facultados para modificar el contenido”.

Y AHORA… EN CRISTIANO PALADÍN

Si juntamos, la Directiva 93/13, la Sentencia Aziz y la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, queda claro que la nueva redacción del artículo 114 de la Ley Hipotecaria, es otra artimaña cobarde. El juez no puede admitir la modulación del interés de mora a TRES VECES el interés legal del dinero (12%) por cuanto esos TRES documento vinculantes, dejan claro que una cláusula abusiva no puede vincular al consumidor. La Directiva, en sus artículos 6 y 7, pretende disuadir al empresario del uso de las mismas y las otras dos Sentencias lo dejan claro, el sí pero no pero mira donde esta la pelotita que hace nuestro legislador en el artículo 114 LH, no es lícito. No puede permitirse que la Entidad Bancaria se beneficie de su posición de superioridad subsanando un “defecto doloso” por tanto no cabe SUSTITUIR, no cabe MODIFICAR, si no que la cláusula debe ser SUPRIMIDA y no desplegar efectos. Y es que:

QUOD NULLUM EST, NULLUM EFFECTUM PRODUCIT

Post basado en un original de @xpineda: http://geniuris.com/2014/10/20/efectos-de-las-clausulas-abusivas/

“From Luxembourg with Love”: Desgranando la Sentencia del Tribunal De Justicia de la Unión Europea 17 de Julio de 2014

Nuestro Gobierno se fue de vacaciones con un nuevo tirón de orejas, eso que a muchos sacaría los colores, no pasa en nuestro país. Le entrada en vigor de la Ley 1/2013, la cual era un refrito rancio de un parche legal y una Sentencia interpretada a lo Sinatra, ya daba el primer tirón a la normativa española, siendo objeto de una Sentencia de 17 de Julio de 2014. Si muchos creías que tras el ridículo en el mundial, la marca España no podía quedar peor, en esta Sentencia faltó la Post Data, “Aprendan a leer y apliquen al completo el Derecho Comunitario, From Luxembourg with love”

CUESTIÓN PREJUDICIAL 

Esta nueva Sentencia dimana de una cuestión prejudicial, en los mismos términos que la presentada por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Avilés y cuyos dos puntos cardinales pasamos a reproducir:

 «1)      ¿Se opone al artículo 7.1 de la Directiva 93/13/[…], que impone a los Estados miembros la obligación de velar por que en interés de los consumidores existan medios adecuados y eficaces para que cese el uso de las cláusulas abusivas en los contratos celebrados entre profesionales y consumidores, una norma procesal que, como el art. 695.4 de la [LEC], al regular el recurso contra la resolución que decide la oposición a la ejecución sobre bienes hipotecados o pignorados, sólo permite recurrir en apelación el auto que acuerde el sobreseimiento del proceso o la inaplicación de una cláusula abusiva y excluye el recurso en los demás casos, lo que tiene la consecuencia inmediata de que, mientras puede apelar el ejecutante cuando se estima la oposición del ejecutado y se acuerda la terminación del proceso o la no aplicación de una cláusula abusiva[,] no puede recurrir el ejecutado consumidor en el caso de que se rechace su oposición?

2)      En el ámbito de aplicación de la normativa de la Unión Europea sobre protección de los consumidores contenida en la Directiva 93/13[…], ¿es compatible con el principio del derecho a la tutela judicial efectiva y a un juicio equitativo y en igualdad de armas que proclama el artículo 47 de la [Carta] una disposición del derecho nacional como el artículo 695.4 de la [LEC] que, al regular el recurso de apelación contra la resolución que decide la oposición a la ejecución sobre bienes hipotecados o pignorados, sólo permite recurrir en apelación el auto que acuerde el sobreseimiento del proceso o la inaplicación de una cláusula abusiva y excluye el recurso en los demás casos, lo que tiene la consecuencia inmediata de que, mientras puede apelar el ejecutante cuando se estima la oposición del ejecutado y se acuerda la terminación del proceso o la no aplicación de una cláusula abusiva[,] no puede apelar el ejecutado en el caso de que se rechace su oposición?»

El primer problema que el TJUE aborda, perdón vuelve a abordar, pues ya lo hizo en el caso Aziz, es la aplicación edl artículo 7.1 de la Directiva 93/13  ya que si el deudor decidiese plantear el juicio paralelo para expulsar las posibles cláusulas abusivas, el Juez conocedor del proceso declarativo no podría solicitar una medida cautelar, la cual le permitiese suspender el procedimiento ejecutivo. Por tanto, nos encontrábamos que en caso de considerarse la existencia de cláusulas abusiva, probablemente la única solución era la INDEMNIZACIÓN para compensar el perjuicio sufrido.

Y en segundo lugar, el hecho de que desestimadas las causas de oposición el Ejecutado Hipotecario se vuelve a casa, temporalmente, con un Auto y las Costas bajo el brazo, sin posibilidad de formular recurso de apelación para instar ante la Audiencia Provincial una posible revocación de Sentencia. No obstante, y como la banca siempre gana, este privilegio si lo tiene la Ejecutante, por si David vuelve a ganar a Goliat, y es que de estimarse la existencia de la cláusula abusiva y se dictaré Auto sobreseyendo la ejecución o bien declarando la ejecución sin la aplicación de la misma, la Entidad Bancaria tiene derecho a pataleta y réplica.

Debemos partir de la base proteccionista de la Directiva 93/13, la cual genera lo que denominaríamos discriminación positiva con la finalidad de proteger al deudor quien se encuentra en una situación de inferiorirdad al contratar con un profesional. A través del articulo 6.1 de la D 93/13, recordemos es una diposición imperativa y por tanto de obligado cumplimiento, se pretende equilibrar las prestaciones entre las partes, por tanto si el Juez detecta una cláusula abusiva dentro del título, recordemos que tiene la obligación de examinar de oficio el título, este anclaje legal le permite subsanar el desequilibrio generado.

Así las cosas, nos encontramos con varios problemas ya resaltados en la Sentencia Aziz y otros que simplemente se han reformulado:

1.- Quien conoce del proceso declarativo, no puede adoptar una medida cautelar tendente a garantizar la eficacia de una Sentencia, la cual excluya dichas cláusulas.

2.- El Juez conocedor de la Ejecución tampoco puede adoptar dicha medida cautelar o suspender la ejecución como medida para garantizar la plena eficacia.

3.- El art. 695.1 LEC ha permitido la posibilidad de alegar la existencia de estas cláusulas, siempre y cuando sean el fundamento del cual deriva la Ejecución, por tanto, no sirve el mero hecho de ser abusiva en abstracto.

4.- el art. 695.4 LEC UNICAMENTE permite el recurso sólo para el caso de considerarse fundada la oposición.

¿SOMOS IGUALES ANTE LA LEY?

Pues bien, no. Lo cierto es que este artículo lo pone de manifiesto y el TJUE se toma la molestia de explicar ciertas cosas en su sentencia. El derecho Europeo no exige la existencia una segunda instancia, por tanto una primera “vuelta” donde se dirima el conflicto, sin posibilidad de recurso, sería ajustada al Derecho de la Unión. Pero surge un problema, cuando debemos interpretar el Derecho Común (el español) dentro de la normativa Europea comienzan los conflictos.

La redacción dada por el artículo 695.4 LEC, donde reconoce el derecho del acreedor a interponer recurso de apelación, y privando de ello al consumidor, sitúa al consumidor en una posición de inferioridad, por tanto… ERROR!  Así lo reconoce la propia Sentencia, la cual recoge “El desequilibrio entre los medios procesales, no hace sino acentuar el desequilibrio existente entre las partes contratantes”

Finalmente, acaba concluyendo la Sentencia, algo que muchas voces ya venían diciendo todo este tiempo, el desequilibrio en los recursos es contrario a la Normativa Europea y vulnera la igualdad de armas y la igualdad procesal, pilares claves para la Tutela Judicial Efectiva. Por tanto, y pese a los intereses que subyacen sobre todas estas redacciones, el legislador esta vulnerando los derechos de los consumidores.