Archivo de la etiqueta: law

Toros ¡NO! Correbous ¡Sí! ¿cuestión de votos?

Y es que no nos aclaramos. Este verano votábamos de forma pionera y no cuanto menos controvertida en el Parlament, un NO rotundo a las corridas de toros. Aún así en nuestras fiestas populares reinan las corridas de bous, para los que no conozcan la tradición de las tierras del Ebro, la cual consiste en prender fuego a los cuernos mientras se corretea alrededor del animal. Esta fiesta también ha sido sometida a votación y sorprendentemente los mismos partidos que votaron NO a las corridas de toros, donde dicen dije digo diego y votan SI als correbous.

Quizás esto os parezca que no tiene demasiado interés, pero a mi me pareció muy curioso que en verano era una aberración hacerle tal salvajada a un toro y se le debía tener respeto. Y la mayoría de acuerdo en prohibirlas. Unos meses después y tras fijar fecha para las elecciones, se propone la votación por las corridas de bous, se desdicen de su anterior votación y dicen sí a la tradición. A mi parecer, una de cal y una de arena y todos contentos ¿no? Y es que parece que para contentar a todos, han pensado, quien desea toros a las fiestas populares y a los que les parece una crueldad ya les hemos dado el gusto de cerrar las plazas Catalanas.

Personalmente no era muy partidaria del momento “Pincho de Toro” pero aún menos le encuentro la gracia a prenderle los cuernos a un toro y ponerse a correr por delante ¿Esto no es cruel? ¿No creen que es más peligrosa esta práctica? ¿Saben realmente los daños que se provoca al animal con esta práctica?

Yo debo confesar que hace tiempo recibí una clase magistral de toreo en un Juzgado de lo Social y no entendí la esencia. Me pareció innecesario el sufrimiento final, pero me parece aún más vergonzoso la capacidad de nuestra clase dirigente de torearnos, de proclamar un NO rotundo y enorgullecerse de ser pioneros y en plenas elecciones, hacer manga ancha para no perder como potenciales votantes a los que opinan que hay que mantener tradiciones. Si hay una tradición que no se pierde por más años que pasen, es la hipocresía en tiempos revueltos.

Sol y Sombra, Prohibición de las corridas de toros en Catalunya

No sé si en su afán de desviar nuestra atención de temas mayores o por el hecho de necesitar una noticia de repercusión, el Parlament ha hecho suyo algo que muchos reivindicaron y se continúa reivindicando en otros lugares, la prohibición de las corridas de toros.  Y Catalunya vuelve a ser la pionera en tomar una decisión de tal calibre, así las cosas, damos prioridad a los Derechos de los animales, prohibimos las corridos de toros y el mundo del toreo se enfrenta a un varapalo en una de sus plazas de primera categoría. Y es que con esta nueva medida, la segunda plaza de Barcelona, la única que quedaba operativa y símbolo del Toreo, cerrará sus puertas grandes a los trajes de luces, a los paseillos por el ruedo, a las manoletinas y estoques. Dejarán de resonar en su interior los ole, ole y ole.

12 de abril de 1914 se inauguraba, por primera vez, la Plaza de Toros de Barcelona y  en 1916 reabría, bajo el nombre de “La Monumental” de Barcelona, sus portones. Para unos lugar de culto al toreo, para otros circo de horrores donde se maltratan a los animales, pero sin lugar a dudas ha sido y será uno de los edificios emblemáticos de la ciudad condal.

Noventa y seis años después y tras una ardua polémica político-moral, cerrará sus portones a esa fiesta que para muchos es parte de nuestra cultura y para otros una aberración contra los derechos de los animales. Y es que con 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones, el Parlamento Catalán recoge la iniciativa popular de prohibir las corridas de toros, la cual esta secundada por 180.000 firmas de ciudadanos.

Pero esta vez no me posiciono, no me gusta el sufrimiento, ni el animal, ni el personal y pese a que tengo amigos colaboradores de entidades para la Protección animal y comprendo el logro que esto supone para ellos, tampoco me apasiona el carácter político con el que se ha revestido el triunfo.

Es un logro para las Organizaciones que se dedican a la Protección de los Animales y no de los políticos, es una reivindicación suya desde hace años que el sufrimiento de los Toros en la plaza es innecesario y algunos lo clasifican entre nuestras muchas vergüenzas nacionales. La exhibición de la muerte de un Toro, tras ser mareado a capotazos en el ruedo, ovacionado a gritos de “Ole, ole y ole”, parece que atrae a gran parte de nuestro turismo, es una parte de nuestra cultura e incluso años atrás ha sido emblema de muchas cosas, porque quien no recuerda esas imágenes del Toro, la sevillana y la paella. Lo cierto es que hoy en día, y lejos de esa imagen de diversión que se perfila, se les reconoce un derecho más.

Por otro lado, entiendo el posicionamiento de los Toreros. Y es que para muchos de ellos el cierre de la Plaza Monumental de Barcelona, les supone el cierre de una de las Plazas de Primera Categoría, lugar donde muchas tardes han hecho su “paseillo” para ser reconocidos, lugar de recuerdos para algunos por ser el sitio donde tomaron la alternativa. Grandes tardes y fracasos como la propia plaza. Y lo entiendo, es su oficio y por ellos comprendo lo que supone como flujo económico. La venta de entradas, el mantenimiento de la Plaza, el personal que trabaja allí, los aficionados y los turistas atraídos por esa parte más oscura de nosotros mismos.

Y es que le resto importancia a frases como “cuando salimos a la plaza, nos enfrentamos a la muerte”, lo cierto es que todo ser vivo por el hecho de despertar se enfrenta a la muerte a cada segundo, el hecho de conducir un vehículo, hacer deportes de riesgo o el hecho de ponerse frente a un toro, no te enfrenta a la muerte sino que se incrementa el factor riesgo y se aumentan las probabilidades. Aún así es un acto volitivo.

Al no posicionarme claramente, quizás resulte ambiguo pero lo cierto es que la medida me parece correcta, no me importa que se nos deje de identificar como esos bárbaros que marean a un toro, le ponen pinchos de colores, lo hieren desde un caballo y le clavan una espada cual estoque como un espadachín. Igualmente, me parecería igual de bien que los toreros mantuvieran su trabajo ahorrando el baño de sangre de la arena del ruedo.