Archivo de la etiqueta: Vencimiento anticipado

ONCE UPON A TIME: EL VENCIMIENTO ANTICIPADO

Si en SI YA LO DECÍA SHAKESPEARE: ¿ALEGAR O NO ALEGAR LA CLÁUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO? ESA ES LA CUESTIÓN analizábamos la solución dada por los Tribunales de Primera Instancia de L’ Hospitalet de Llobregat a la cláusula del vencimiento anticipado, ahora le toca a la Audiencia Provincial de Valencia en su Auto 263/2014 montar las fallas.
ONCE UPON A TIME 
Había una vez un pueblo que vivía en la oscuridad, sobre sus extensas tierras se cernía el miedo y la desesperación, se destruían los puestos de trabajos, el pueblo perdía sus viviendas mientras los Señores Feudales disfrutaban de amnistías fiscales, tarjetas black y sobres de dudosa procedencia. El Rey, mientras tanto, ajeno en su reino del extranjero, emitía leyes que eran aplicadas de una forma perversa a un pueblo lego. Un buen día, un loco decidió apelar a la cordura del Rey y este emitió una Sentencia que cambió el rumbo del pueblo, era el 14 de junio de 2012, desde ese día los Señores Feudales intentaron torpedear cualquier intento que les hiciera perder su posición, pero ya era tarde… Poco a poco, los diferentes estratos sociales se revolvían para recuperar su posición, el poder judicial abría nuevas líneas, nuevas posibilidades y nuevas esperanzas, pese a que el poder legislativo continuaba estanco en preservar el feudalismo, la revolución había comenzado, un tiempo nuevo se avecinaba imparable.
Los señores feudales, temerosos de perder sus privilegios emitieron la Ley 1/2013 con el pretexto de solventar la solución como el Rey deseaba, pero lejos de la realidad introdujeron una pequeña cláusula donde impedía a través del artículo 695.4 LEC formular recurso de apelación cuando se denegaba la existencia de cláusulas abusivas. El Rey, nuevamente increpado por un loco visionario convino que esto era contrario a su voluntad, y así lo hizo constar en la STJUE 17 de julio de 2014, advirtiendo a los Señores Feudales que consideraba la “nueva” redacción contraria a su voluntad y por tanto implicaba desproteger al pueblo. El Señor Feudal, temeroso promulgó el Real Decreto Legislativo 11/2014 de 5 de Septiembre, por el que permitía al pueblo apelar aquellas resoluciones donde su pretensión se viese desestimada, siempre que se alegase el carácter abusivo de una cláusula contractual la cual hubiese constituido el fundamento de la Ejecución o hubiese sido determinante para la cantidad.
EFICACIA Y EFECTIVIDAD: GARANTIAS DE LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA 
Ya hemos hablado de ello en muchas ocasiones, el Juez nacional esta obligado de oficio a revisar el título y analizar el posible carácter abusivo de las cláusulas contractuales, pero además el Informe de la comisión del año 2000, analiza el carácter imperativo del artículo 6.1 de la Directiva 93/13 así como su función de orden público. Por tanto el Juez debe abstenerse de aplicar la cláusula abusiva, incluso salvando los problemas de incongruencia y la rigideces del proceso. Aunque al Señor Feudal no le guste, sus cimientos pueden tambalearse y sus privilegios acabarse.
Para garantizar el PRINCIPIO DE EFICACIA, nos recuerda el Auto, que el Tribunal nacional debe interpretar las disposiciones nacionales de modo que se garantice la tutela judicial efectiva, “de no ser posible el Tribunal está obligado a dejar inaplicada, por su propia iniciativa, la disposición nacional contraria, como pueden ser las normas procesales nacionales que recojan la vinculación estricta a la pretensión deducida” El único límite a la autonomía es el PRINCIPIO DE EFECTIVIDAD y así nos lo recuerda el informe “No hagan imposible en la práctica o excesivamente difícil el ejercicio de los derechos que el ordenamiento jurídico confiere a los consumidores”. 
El Rey lo tiene claro, el poder judicial debe velar por los intereses del pueblo desprotegido y no por los del Señor Feudal… ¡ce est la révolution!
 
CONSECUENCIAS DE LA NULIDAD 
Este punto, pese a ser reiterativos también lo hemos tratado en otras ocasiones pero volvemos a ello ya que en este Auto es relevante tenerlo claro. La NULIDAD descarta toda posibilidad de integración, pues ya lo dijo el rey en la STJUE de 14 de Junio de 2012, la integración de una cláusula abusiva es contraria a Derecho. Por tanto el art. 6.1 Directiva 93/13 debe ser interpretado en el sentido que se opone a una normativa de un Estado miembro, como el art. 83 del RDL 1/2007 éste declara la nulidad de una cláusula abusiva contenida en un contrato celebrado entre un profesional y un consumidor, facultando al Juez a integrar dicho contrato y modificando el contenido de la cláusula, pues bien, la mencionada Sentencia deja claro que el Juez nacional no tiene la facultad de integrar la cláusula, le recuerda la obligación de pronunciarse sobre el carácter abusivo de las mismas una vez disponga de los elementos de hecho y derecho necesarios, así como la obligación de que en caso de existir cláusulas abusivas dentro del contrato estas no vincularan al consumidor sin la facultad para modificar el contenido de la misma. En pocas palabras, no hay Derecho de pernada.
TIRANTE EL BLANCO, LA AUDIENCIA PROVINCIAL Y EL VENCIMIENTO ANTICIPADO
Quizás sea la decisión más arriesgada, la Audiencia Provincial de Valencia ha cogido el cuento del feudalismo y lo ha hecho arder. Esto es la guerra y quien se equivoca en el movimiento puede morir por ello la cláusula del Vencimiento Anticipado, esa redactada con “en todo, en parte, alguna de las amortizaciones de capital o intereses de conformidad con lo pactado en la escritura” es contraria a derecho, se haya dejado pasar o no más que una simple cuota puesto que su redacción es abusiva y apoyarse sobre la misma sería beneficiar al Señor Feudal, el cual da por vencido el contrato a través de una cláusula redactada de una forma contraria a la Directiva, por tanto ¡Herida de muerte debe caer!
En el Auto que nos ocupa, a Audiencia aplica la Directiva en su estricto sentido, por tanto independientemente de que la Ejecutante haya o no aplicado dando por vencido el contrato en el primer mes, se ha amparado en dicha cláusula para dar por vencido el mismo. Por tanto, no es relevante los actos de la Ejecutante sino que la estipulación sobre la cual se basa lo ha permitido. Y es que se han ido a la guerra con sus caballeros heridos de muerte. Entiende la Audiencia, que de no considerarse abusivo este hecho, estaríamos incurriendo en la perversión legal de permitir al Juez nacional modificar la cláusula por los actos de la Entidad Bancaria, lo cual es contrario a la Directiva y a todo lo que Europa nos viene advirtiendo desde hace años. Por tanto, debemos volver a tener claro el EFECTO DE LA NULIDAD ES LA EXPULSIÓN DE LA CLÁUSULA DEL CONTRATO. 
El porque es simple, de no hacerse así se repercutiría decisivamente sobre como deben abonarse las cuotas hipotecarios del préstamo desnaturalizando el saldo final reclamado, por tanto resulta improcedente tanto el saldo reclamado mediante el acta de liquidación como el proceso de Ejecución en sí.
Sin la aplicación de esta cláusula, como exige la Directiva 93/13 cuando el vencimiento anticipado se declara nulo, “al ampararse en la cláusula de vencimiento anticipado se declara abusiva cabe entender que mientras no se resuelva con un apoyo jurídico distinto el contrato hipotecario sigue vigente y desplega sus efectos ordinarios”
La Audiencia Provincial de Valencia le da la razón a esos caballeros abocados a la guerra, recordándole a los Señores Feudales que deben combatir sin trampas, en igualdad de armas, sin perversiones y en el terreno que les corresponde, no en cualquier procedimiento jurídico.

SI YA LO DECÍA SHAKESPEARE: ¿ALEGAR O NO ALEGAR LA CLÁUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO? ESA ES LA CUESTIÓN

Esta vez, y a través de dos post, analizaremos el Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de L’ Hospitalet de Llobregat, donde se resuelve sobre dos de las cláusulas más expuestas en nuestros escritos de oposición: el vencimiento anticipado y el interés de demora. Desde la reforma hecha a través de la Ley 1/2013, el artículo 557.1.7 LEC en concordancia con el artículo 695.4 LEC introduciendo las nuevas causas de oposición por la EXISTENCIA DE CLÁUSULAS ABUSIVAS han cambiado el panorama de las Ejecuciones Hipotecarias.

Pivotamos siempre sobre las mismas bases, para que esta cláusula surta efecto dentro del procedimiento de ejecución hipotecaria o de ejecución de títulos no judiciales debe constituir el fundamento de la ejecución o que hubiese determinado la cantidad exigible  y así lo recoge el artículo 695.4 LEC, debiendo concurrir los siguientes requisitos:

– Los deudores hipotecarios, al ser personas física ostenten la condición de CONSUMIDOR, esta consideración la hace la propia Directiva 93/13/CEE

– Contrato suscrito con una entidad de crédito, por tanto no será viable entre particulares

– El crédito se concediese para la adquisición de la vivienda habitual

 LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS 

El Auto, el cual nos ocupa saca a relucir los cuatro jinetes del apocalipsis para poner patas arriba la Ejecución Hipotecaria:

•       Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores

•       La Sentencia de 14 de marzo de 2013, Caso Anziz

•       Real Decreto Legislativo 1/2007 Ley General de Consumidores y Usuarios

•       Ley 1/2013 de 14 de mayo de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social.

No olvida dos puntos claves para responder a las alegaciones de las partes, el artículo 82 del Real Decreto Legislativo 1/2007, el cual hace referencia a que debemos entender por cláusulas abusivas, para evitar ser repetitivos únicamente señalaremos algunas claves, las cuales son:

•           Estipulaciones no negociadas individualmente

•           Prácticas no consentidas expresamente

•           Causen desequilibrio entre derechos y obligaciones de las partes

 Asimismo, el propio artículo nos dice que para determinar la abusividad de la cláusula deberá considerarse:

 •           La naturaleza de los bienes y servicios

•           El resto de circunstancias concurrentes al momento de celebrarse el contrato

•           El resto de cláusulas del contrato

En segundo lugar el artículo 85.6 del mismo Real Decreto, lo deja claro… NULIDAD de las cláusulas cuando se imponga una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor y usuario el cual incumpla sus obligaciones.

Contextualizado el Auto, vamos a ver como el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de L’ Hospitalet de Llobregat aborda dos de las cláusulas abusivas más invocadas y a las cuales hacíamos referencia al inicio del post.

ON TIME: LA CLÁUSULAS DEL VENCIMIENTO ANTICIPADO 

TODAS las hipotecas hasta el momento adolecen de ella, ‘per se’ es abusiva pues permite dar por vencido el crédito y reclamar la totalidad de la deuda pendiente, cuando el deudor ha incumplido con alguna cuota, tanto de intereses como de capital de amortización.

Debemos remitirnos a la famosa Sentencia Aziz en concordancia con la Directiva 93/13/CEE donde se hace referencia a que:

 “El Juez debe comprobar si la facultad del profesional de dar por vencida la totalidad del préstamo depende de que el consumidor HAYA INCUMPLIDO UNA OBLIGACIÓN ESENCIAL en el marco de la relación contractual, si esta FACULTAD ESTA PREVISTA para los casos en los que el incumplimiento tiene EL CARÁCTER SUFICIENTEMENTE GRAVE CON RESPECTO DURACIÓN Y A LA CUANTÍA DEL PRÉSTAMO, si dicha facultad constituye una excepción con respecto a las normas aplicables en la matea y si el Derecho Nacional prevé medios adecuados y eficaces que permitan al consumidor sujeto a la aplicación de la cláusula poner REMEDIO a los efectos del vencimiento anticipado del préstamo”

Y COMO DIJO JACK EL DESTRIPADOR, VAYAMOS POR PARTES…

•       HAYA INCUMPLIDO UNA OBLIGACIÓN ESENCIAL.- Este primera premisa es evidente que tendrá lugar, pues el pago de la cuota hipotecaria es un elemento esencial del contrato; se nos ha prestado dinero y la forma de devolución es a través de esas cuotas hipotecarias, las cuales amortizan intereses y capital, pero no sirve un incumplimiento leve o insignificante. El problema es que entendemos por leve o insignificante, pues se ha dejado al libre albedrío del Juzgador, sin más parámetros que su propia consideración o voluntad, por tanto debe tenerse en cuenta la cuantía amortizada respecto de la cuantía pendiente de pago.

Otra de las dudas que nos atañe, es si ese incumplimiento es temporal o debido a una situación transitoria, la cual pueda ser paliada.

  • FACULTAD ESTA PREVISTA.- Por esto no sufran, el banco no suele olvidarse de esta cláusula en el contrato. Pero además es evidente que dicha facultad resolutoria debe estar prevista en el contrato puesto que sino no estaríamos hablando de la existencia de cláusula de vencimiento anticipado. Igualmente el legislador Europeo, a sabiendas que nos cuesta lo matiza.
  • EL CARÁCTER SUFICIENTEMENTE GRAVE CON RESPECTO DURACIÓN Y A LA CUANTÍA DEL PRÉSTAMO.- Como diría en mi familia estamos hablando de una simple regla de tres, así que tampoco es preciso ser Ministro para poder evaluar este punto…

Ha sido a través la ley 1/2013 reformando el artículo 693.1 LEC donde se ha previsto que los préstamos hipotecarios donde se hayan producido TRES IMPAGOS, es decir al menos 3 plazos mensuales sin cumplir con la obligación de pago.

  • REMEDIO.- Y esto, aunque lo pasamos por alto, no va a ser el legislador nacional el único que pueda hacerlo, lo cierto es que nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, prevé un mecanismos para solucionar este tipo de problemas. Cuando el incumplimiento no es una excepción, sino que se prolonga en el tiempo nuestra legislación permite optar por la RESOLUCIÓN DE LOS CONTRATOS. Para el caso de un incumplimiento de carácter temporal o transitorio se prevé que el deudor hipotecario pueda LIBERAR EL BIEN POR CONSIGNACIÓN ANTES DEL DÍA DE LA SUBASTA, para ello debe consignarse tanto el principal adeudado como los intereses. Si se han leído nuestro post sobre alquileres, lo que aquí llamamos liberación del bien sería similar a la enervación de la acción.

LA ETERNA DUDA ¿PERO ES NULO EL VENCIMIENTO ANTICIPADO O NO ES NULO? 

La Sentencia de 17 de febrero de 2011 analiza la evolución de la cláusula de vencimiento anticipado haciendo referencia a otra Sentencia del Supremo la de 4 de julio de 2008 la cual a su vez se remite a la Sentencia de 27 de marzo de 1999, y este momento hermanos Marx donde la parte contratante de la primera parte se resume en algo más simple y es que estas sentencia declaran la nulidad de la cláusula de vencimiento anticipado invocando la ley hipotecaria, así como los artículos 1.125 y 1.129 de Código Civil.

Además recuerda la Sentencia, la primera yo me perdí también entre este galimatías, esas resoluciones se dictaron OBITER DICTA. Este latinajo que suena tan profesional hace referencia a que el Juez para tomar su decisión ha tenido en cuenta consideraciones de Derecho, las cuales no son estrictamente necesarias para sentenciar, pero las cuales se incluyen en las consideraciones pues se pretende dar una resolución más completa.

Finalmente, la Sentencia de Tribunal Supremo de 7 de febrero del 2000 y la de 9 de marzo de 2001 confirman la validez del vencimiento anticipado. Ambas vienen precedidas por la decisión del Supremo en su Sentencia de 4 de julio de 2008 donde referencia al Principio de voluntad de la partes, así como que dicha cláusula se incorpora atendiendo a los usos del comercio, y a la habitual en la práctica bancaria.

A MI QUE ME LO EXPLIQUEN A LO SHAKESPEARE: ¿ALEGAR O NO ALEGAR LA CLÁUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO? ESA ES LA CUESTIÓN 

Al final todo es más simple y a la vez más complejo. La cláusula de vencimiento anticipado es lícita y válida, permite a una de las partes resolver el contrato, cuando la otra incumpla su obligación esencial. Pero incurrirá en ilicitud, cuando atendiendo a los parámetros comentados el Juez entienda que es abusiva, para evitar conflictos y que pensemos el legislador establece el mínimo TRES impagos como incumplimiento relevante. Esto es discutible al hablar de un crédito hipotecario, por su duración y  por el importe que supone en comparación a la totalidad del préstamo. Pese a ello en el momento de alegarla, no será considerada ‘per se’ como abusiva ergo el Juez tendrá en cuenta el comportamiento de la entidad bancaria a la hora de ejecutar, es decir el tiempo que ha dejado transcurrir desde que se realizo el primer impago hasta la interposición del acta de liquidación.

Post basado en un original de @xpineda: http://geniuris.com/2014/10/20/efectos-de-las-clausulas-abusivas/

La Suspensión de las Ejecuciones Hipotecarias

Los motivos tasados en la lista “numerus clausus” del artículo 557 de la LEC, han sido el escollo que los abogados encontrábamos a la hora de oponernos a la Ejecución Hipotecaria, huelga reiterar la importancia de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea que ha permitido introducir nuevas causas de oposición, abriendo la esperanza a algunos deudores hipotecarios.

Nuestro legislador, muy práctico como siempre y ante las malas críticas generó el Real Decreto-Ley 27/2012, 15 de noviembre, de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, este surgía como un pequeño parche mientras Europa se decidía. Tras la emisión de la Sentencia, y pese a parafrasearse aparecía la Ley 1/2013 de 14 de mayo, de medidas para reforzar a los deudores hipotecarios. Todo esta emisión de leyes, pese a sus deficiencias, precisa una herramienta que permita articular correctamente su aplicación, suponiendo esto una reforma en nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, cosa que no se ha hecho aún y la cual requiere de un tiempo con el que los operadores jurídicos no disponíamos.

COMO AFRONTAN LOS TRIBUNALES LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UNIÓN EUROPEA SIN UNA REFORMA DE LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL

De cara a los clientes, todo se resume en una suspensión temporal de los desahucios y poder discutir la existencia de una cláusula abusiva o no, pero técnicamente esto es más complejo. Nuestros magistrados han precisado articular un instrumento jurídico, el cual, les permitiese encajar las suspensiones hipotecarias y tomar las medidas necesarias sobre las cláusulas con la única base del El artículo 43 LEC sobre la prejudicialidad civil

“Cuando para resolver sobre el objeto del litigio sea necesario decidir acerca de alguna cuestión que, a su vez, constituya el objeto principal de otro proceso pendiente ante el mismo o distinto tribunal civil, si no fuere posible la acumulación de autos, el tribunal, a petición de ambas partes o de una de ellas, oída la contraria, podrá mediante auto decretar la suspensión del curso de las actuaciones, en el estado en que se hallen, hasta que finalice el proceso que tenga por objeto la cuestión prejudicial”

Debido a la redacción dada, está de más decir que la discusión sobre cláusulas abusivas en un procedimiento paralelo no suponía la suspensión del procedimiento ejecutorio, por ello, y siguiendo con los artificios jurídicos, una reforma del artículo 43, con similares características al del artículo 697 LEC el cual versa

“[…]suspenderán por prejudicialidad penal, cuando se acredite, conforme a lo dispuesto en el artículo 569 de esta Ley la existencia de causa criminal sobre cualquier hecho de apariencia delictiva que determine la falsedad del título, la invalidez o ilicitud del despacho de la ejecución.”

Y así es como debería darse la nueva redacción, puesto que la existencia de una cláusula nula dentro del título de mutuo que da lugar a la existencia de la hipoteca, provocaría la total y absoluta nulidad de ambos títulos y por tanto, la ilicitud de la ejecución vendría implícita. Aclaremos esto, LO QUE NACE NULO MUERE NULO. Por tanto, cuando decimos que solicitamos una hipoteca, hablamos de algo más complejo y debemos desarticular cada una de las relaciones jurídicas establecidas. Al solicitar una hipoteca, en realidad lo que hacemos es un contrato de mutuo o préstamo, el banco nos deja un dinero, del cual nosotros podemos disponer a nuestro antojo, dentro del mismo o en documento aparte firmamos un segundo contrato “la hipoteca” la cual no es más que una garantia de devolución de la obligación principal, siendo claros money, money. Bien, debido a que la hipoteca es una obligación accesoria al contrato de mutuo, en el cual es donde se encuentran las cláusulas abusivas contempladas por la Directiva 93/13/CEE al decaer en nula la obligación principal, la subsidiaria resta condenada a morir a su vez. Por tanto, nuestros tribunales en una aplicación pura y simple de la ley deberían aplicar la teoría del arrastre y hacer lo propio anulando la clausula principal y dejando la hipoteca en un estado moribundo.

POSICIONAMIENTO DE LOS TRIBUNALES

Teniendo en cuenta que podríamos hacer tambalear el sistema bancario, el cual permitan el apunte precisa una reforma profunda, seguimos siendo proteccionistas con los bancos en perjuicio del consumidor. Analicemos como actúan.

A) Cláusula Suelo, esta la conoce todo el mundo, podríamos definirla como “la niña que llora en la fiesta” y es que desde el primer momento estaba condenada a ser declarada nula pero ella se apuntó a esta vorágine de letras que los consumidores no entendían. Y la jurisprudencia no tuvo duda “nula de pleno derecho” por tanto, expulsada de la hipoteca y se debía compensar al consumidor que había sufrido su imposición.

B) Cláusula de Resolución Anticipada, si antes hablábamos de “la niña que llora en la fiesta” esta es la amiga interesada que todos tenemos. Pues bien, los tribunales lo ven claro, si se ejecuta una hipoteca habiendo únicamente adeudado una cuota, se anula y por tanto la Ejecución no puede prosperar, pues no tiene en que apoyarse. En un momento de iluminación, se consideró que ejecutar con una cuota no es apropiado pero TRES ya es otro cantar. Permítanme hacer la cuenta de la vieja, pido una hipoteca por la que abono 900 euros mensuales, a treinta años, lo cual supone un monto de 324.000 euros (conste que no estoy entrando en operaciones más complejas con intereses y demás), el mero hecho de adeudar 2.700 euros da una razón de peso para condenar a una familia entera y en algunos casos incluso a dos, a la pérdida de su vivienda.

Y entramos en dos de las clausulas más complejas, como decía mi abuela “el dinero es el camino de la perdición” y nuestros Tribunales optan por una posición conservadora, incluso cobarde, me atrevería a aseverar, por conservar el status quo bancario.

C) Cláusula de interés moratorio, esta pasa discretamente desapercibida, tira la piedra y esconde el brazo, el hecho de impagar las cuotas genera un tipo de interés basado en un índice incrementado en un porcentaje muy elevado, normalmente superior al 8%. Para mí esta cláusula es tan nula como las anteriores, pero se ha adoptado respecto a ella una posición conservadora. Los Magistrados optaron por darle una regañina a los bancos, considerando abusivo todo aquello que superase el 2,5 o 3% (depende de la comunidad autónoma) y unas complejas reglas de interpretación. Así las cosas, se opta por modular el interés de demora, usando la figura de la anulabilidad, al cual no es más que una “nulidad relativa”, la cual ha existido y generado efectos jurídicos, los cuales no son tan graves como para no “curarlos”, es decir sanear el defecto.

D) Cláusulas de interés remuneratorio, es la guapa de la fiesta, la que todo Abogado reza por encontrar pues su mera modulación ya provoca la bajada del monto en una cuantía considerable y esto el cliente lo percibe. Bien, esta cláusula al igual que la anterior debe ser considerada nula y no anulable, continua siendo un artificio de corrección para no dar al traste con un el sistema bancario y probablemente dejar en evidencia una vulnerabilidad del sistema capitalista. Pese a ello, continuamos dando una de cal y otra de arena, así las cosas se modula el interés remuneratorio el cual nuevamente se basa en un índice EURIBOR, CECA O IRPH, los más habituales, sumándoles un porcentaje variable según la entidad, época de contratación e índice aplicado.

Estas cuatro cláusulas son las más conocidas y éstas son las soluciones que algunos magistrados están dando, lo cual puede parecer más o menos acertado pero esto, y me remito nuevamente a mi abuela son como las lentejas o te las comes o las dejas.

En mi humilde opinión, la solución es mucho más simple, si consideramos al prestatario con la condición de consumidor y/o usuarias del producto bancario contratado, lo cual se ha de responder afirmativamente ante la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia, implicará la aplicación de la normativa tuitiva y protectora prevista en la legislación aplicable al sector, es decir el Real Decreto Legislativo 1/2007 que aprueba la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Por tanto, debería aplicarse el artículo 82 que establece que,

Artículo 82.

Concepto de cláusulas abusivas
1. Se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.
(…)
3. El carácter abusivo de una cláusula se apreciará teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios objeto del contrato y considerando todas las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato o de otro del que éste dependa.
4. No obstante lo previsto en los apartados precedentes, en todo caso son abusivas las cláusulas que, conforme a lo dispuesto en los artículos 85 a 90, ambos inclusive:
a) vinculen el contrato a la voluntad del empresario,
b) limiten los derechos del consumidor y usuario,
c) determinen la falta de reciprocidad en el contrato,
d) impongan al consumidor y usuario garantías desproporcionadas o le impongan indebidamente la carga de la prueba,
e) resulten desproporcionadas en relación con el perfeccionamiento y ejecución del contrato, o
f) contravengan las reglas sobre competencia y derecho aplicable.
Por tanto y teniendo en cuenta que estas cláusulas son impuestas, determinan falta de reciprocidad en el contrato y a su vez imponen al consumidor y usuario garantías desproporcionadas, deberá aplicarse el artículo 83 del Real Decreto que establece las nulidad de las cláusulas abusivas y la integración del contrato.

Artículo 83.

Nulidad de las cláusulas abusivas e integración del contrato
1. Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas.
2. La parte del contrato afectada por la nulidad se integrará con arreglo a lo dispuesto por el artículo 1.258 del Código Civil y al principio de buena fe objetiva.
A estos efectos, el Juez que declare la nulidad de dichas cláusulas integrará el contrato y dispondrá de facultades moderadoras respecto de los derechos y obligaciones de las partes, cuando subsista el contrato, y de las consecuencias de su ineficacia en caso de perjuicio apreciable para el consumidor y usuario.
Sólo cuando las cláusulas subsistentes determinen una situación no equitativa en la posición de las partes que no pueda ser subsanada podrá el Juez declarar la ineficacia del contrato.”

Así las cosas, y dada la abusividad que puede predicarse de dichas cláusulas que recaen sobre los intereses retributivos, y teniendo en cuenta que recaen sobre un elemento esencial del contrato, amén de que genera una situación no equitativa y de desequilibro entre las partes es procedente declarar la ineficacia del contrato de mutuo y por tanto las suspensión de los procedimientos ejecutorios, pues una vez más ya lo resumía mi abuela “muerto el perro, se murió la rabia”.

El blog de EME | Abogados

Los motivos tasados en la lista “numerus clausus” del artículo 557 de la LEC, han sido el escollo que los abogados encontrábamos a la hora de oponernos a la Ejecución Hipotecaria, huelga reiterar la importancia de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea que ha permitido introducir nuevas causas de oposición, abriendo la esperanza a algunos deudores hipotecarios.

Nuestro legislador, muy práctico como siempre y ante las malas críticas generó el Real Decreto-Ley 27/2012, 15 de noviembre, de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, este surgía como un pequeño parche mientras Europa se decidía. Tras la emisión de la Sentencia, y pese a parafrasearse aparecía la Ley 1/2013 de 14 de mayo, de medidas para reforzar a los deudores hipotecarios. Todo esta emisión de leyes, pese a sus deficiencias, precisa una herramienta que permita articular correctamente su aplicación, suponiendo esto una reforma…

Ver la entrada original 1.690 palabras más